La dama verde.

La primavera vuelve, los ciclos vuelven a resurgir, las flores comienzan a danzar. La esperanza con olor a azahar sembrará los corazones.

Expandiendo alegría y colores en el horizonte, inundándonos nuestros ojos de armonía, para danzar los cambios.

Las semillas germinaron, florecieron y aún nos quedan los frutos… Disfrutando mientras tanto con las flores.

La vida es bella como un caminar, cambiando un pie tras otro, mirando con tu ser sapiente, latente que hay en ti.

Deja un comentario