¡Feliz Otoño!

Quedan apenas unos minutos para que la estación otoñal llegue, me sorprenda, me acaricie como cuando una hoja seca se desliza sobre un lago del norte, mientras sueño.

Una música de piano  adormece mis oídos y ante mis ojos otoñales van creándose una sucesión de recuerdos, de imágenes del ayer, del hoy y de pronto, respiro y me embarga una sensación de plenitud, de amplitud de horizontes…

Me veo escuchando apasionada, siendo una niña, el sonido de un piano mientras todo se caía y yo respiraba arte, música.

Mis vísceras se hacen presentes con esta intensidad, adoro el sonido y la música de un buen piano y pianista.

Una buena infusión, una banda sonora de Amélie, Mertens, una lluvia copiosa, acordándome de ti, de la gente que amo.

Y dancé el otoño; pisada tras pisada fui danzándolo, dejando, tras cada danza, caer una hoja al suelo; deshaciéndome de lo que ya estaba preparado para ir.

Cuántas sensaciones sobre ese suelo de madera y tras esos ventanales inmensos, viendo una naturaleza en constante cambio; el día gira mientras yo lo giro danzándolo. El sol y la luna tras esa claraboya me acompañan mientras yo mudo mi piel y mi alma.

Y acaricio la vida que me rodea, que me acompaña. Muchas manos, muchas miradas apoyando, nutriendo el cambio, la transición.

Equilibrio en movimiento sin caer, transitando de un pie a otro, de un lugar a otro, de unas personas a otras, de un rumbo a otro y estar en equilibrio con sabiduría. La aceptación de una energía que me acompaña, de un ángel protector que me guía con mis pasos, el no control que acepta las distintas direcciones y cambios en ellas y en esas trayectorias saborear cada soplo de aire que me limpia de hojas muertas.

Brotan nuevas ideas, nuevos procesos teñidos tras de sí de colores ocres, naranjas, amarillos…

Feliz otoño, felices procesos de transformación con los cambios.

2 comentarios para “¡Feliz Otoño!”

  1. Sr. Carlos dice:

    Feliz otoño, Intia. Ya llovió un poco esta tarde y refrescó las calles. El olor a tierra mojada daba más ganas de dejarse estar bajo la ligera lluvia y mirar cómo la gente se resguardaba bajo los aleros y los balcones. Hoy el sol ha cedido su trono y las nubes han salido a bailar, ha cantado la lluvia y nos ha regalado un otoño nuevo. Feliz, feliz.

  2. Mª José dice:

    Este Otoño….se niega a manifestarse, a dejar que todas las hojas inunden y acarien sus pies…..Sin duda, no es que no quiera dejarse ver …sino que la fortaleza e intensidad del verano, de su sol, de su gran energía…se muestran alegrando la vida de todas las personas que lo amamos…
    Viva el sol, el calor…y la energía que inunda……

Deja un comentario