Archivo de junio de 2011

Vega.

Miércoles, 29 de junio de 2011

Pienso en algo brillante y lo único que se me ocurre son gotas de sudor resbaladizas sobre mi piel, ¡como brillo!

No es verdad que sólo me venga esto a la cabeza, no me ha dado el Lorenzo todavía como para un encefalograma plano, aunque con estas perspectivas térmicas… ¡quién sabe!

Lo verdaderamente brillante que he sentido en menos de doce horas ha sido ver a Vega . ¡Qué estrella! Era tan brillante como un verdadero diamante, desprendía una luz palpitante, tenía una aureola rosácea y un púrpura que te llegaba directamente al alma.

¡Qué grande es el universo! Pienso que tan grande como tus ojos y tu corazón son capaces de albergar y de abrazar.

Así como es tu universo personal, así de grande lo ves y lo sientes.

Navegar por las estrellas, cabalgar entre los cielos y vibrar con el universo, una noche tras otra.

Al unísono del ritmo.

Lunes, 27 de junio de 2011

Dos álamos se vaivean con el viento, este mismo movimiento se suma a otras hojas y así  comienza la danza en el bosque, yo me hallo a lo lejos y poco a poco me voy conectando con ese suave vaivén. Empiezo a caminar a hacia ese bosque nocturno, me adentro poco a poco en él, me sumo al lugar, me convierto en hoja, formo parte del árbol  al unísono del ritmo de toda su estructura. Soy ese ser, danzo una noche de verano siendo hoja.

Ombú.

Viernes, 24 de junio de 2011

Y la luna ausente, ola tras ola entrelazada con lenguas de fuego, fue danzando alrededor de la hoguera, los deseos lanzados a sus lenguas rojas para devorarlos y lanzarlos a la pulsante vida con el devenir de las estrellas.

Hija estrella soy, noche brumada, asentada en los sueños.

Soplo.

Viernes, 17 de junio de 2011

El aire pasa y le toco con mis manos. Entre ellas se desvanece, se enriquece.

Otro éter nuevo, otra substancia nueva.

Cuéntaselo a un árbol.

Martes, 14 de junio de 2011

Si tienes algo en tu corazón que te aprisiona, cuéntaselo a un árbol.

Regálaselo como a una madre amorosa con brazos abiertos. Sabrá escucharlo, acunar tu desnudez.

Escoge un árbol que tenga una oquedad y a través de ella cuéntale, grítale todas tus negras sombras hasta quedarte vacío, exhausto, abatido, sin dolor.

Acto seguido, tapa ese agujero, haz una masa de arcilla, de barro con ramas o con lo que quieras y tapa ese vacío, esa oquedad y regálalo al árbol con todo tu amor.

La mamá tierra te curará. Sabrá comer ese dolor y lo procesará en hermosísimas hojas y flores.

Amo a los árboles. Me abrazo a ellos porque les quiero y les cuento mis secretos porque me aman.

La frase

Jueves, 9 de junio de 2011

Hoy, en una bolsa, leí esta frase: “No mires mi ausencia, sino lo cercano que estoy de ti”.

Me ha hecho pensar en las presencias y en las ausencias, en las maneras de sentirlas, de experimentarlas,  de vivirlas.

Como el hecho de estar en mitad de una multitud y sentirse solo, rodeado de gente, de conversaciones, de encuentros intranscendentes, de cortesías vacías, inanimadas, carentes de peso, de consistencia. Encuentros de buena educación, convenientemente bien educados o bien enmierdados para estar correctos y en sociedad.

Desaprender es otra palabra que me encanta y la sociedad o la vida se emperra en que yo enseñe, jaja. ¡Ah! en todo caso a desaprender y a volver a sentir con los instintos, sin el filtro racionalizador introyectado como una amarga medicina de un rancio doctor.

Lo cercano es lo presente, lo que te apoya, y da igual los kilómetros que te separen, las circunstancias personales, el tiempo que no te llames por teléfono, el kairós que hace que no te mires un instante a los ojos. Si lo percibes cercano, solamente es una ausencia física pero no emocional.

Me acordé y me sentí tan cercana. Las ausencias están presente, están acompañadas.

¡Olé pa la Rosario!

Jueves, 9 de junio de 2011

Totalmente de acuerdo con esta hermosa presentación. ¡Seamos felices! Estaremos sanos y guapos.

el-poder-de-la-mente-y-los-pensamientos

Te huelo, estas ahí.

Martes, 7 de junio de 2011

Los días con sabor a lluvia me implosionan, son días especiales para mí. Son días en los que hace mucho tiempo que no llueve y el ambiente ya ha llegado a una electricidad incómoda, asfixiante, entrometida.

De pronto el aire empieza a cambiar y sabes que seguro va a caer un aguacero.

La lluvia esta amasándose en el aire y millones de partículas de iones negativos juegan con mi pelo rizándomelo.

¡Cómo necesito la lluvia! Una gota tras otra resbalando sobre mí, hasta mojarme los huesos, empaparme de vida, de naturaleza, del espíritu de la madre tierra bendiciéndome desde los cielos.

No me gustan los paraguas, no me gusta refugiarme del agua y me río recordando las muchas veces que el cielo me regaló agua.

Una noche de parranda conocí al señor lluvia, era una noche de septiembre, de verbena, de fiesta, venía del Amazonas y traía agua e historias. Nunca he vivido un aguacero semejante, como jamás he vuelto a sentir tantísimo placer por el agua. Litros y litros de agua caían, mis ropas se podían retorcer, como si me hubiese metido en el mar.

Lo mismo que apareció, se fue el señor lluvia, nunca supimos nada más de él.

Me miro mis pies y me veo de niña saltando sobre un charco con unas botas de goma, me río, siento frío y contamos historias mientras saltamos otro charco.

Estoy de nuevo empapada tras un largo paseo por Los Tristes, me hallo en Bibrambla, me regalo unas flores. Después, un baño bien caliente, una infusión. Estoy nutrida, soy oceánica, me mece de nuevo el vientre materno, amnióticamente me mezo, me sumerjo, me dejo estar, me adentro.

¡Ven lluvia! Mis manos te quieren acariciar. Que llueva, que llueva, la Virgen de la Cueva…

¿Me tragas o no?

Miércoles, 1 de junio de 2011

Si me lees no te tragues mis palabras  sin masticarlas, sin saborearlas. Degústalas, dales vueltas y decide ingerirlas o escupirlas.

Si decides ingerirlas serán palabras que te vendrán  a sentar bien en tu cuerpo por la razón que sea y tu digestión y procesamiento será pacifico.

Y si no te van, no seas estúpido ni estúpida, escúpelas lo más lejos de tu vida y decide con qué comulgar y qué es realmente lo que te gusta o no te gusta.

Pero volvemos a lo mismo, ¿en el fondo sabemos sentir emociones, no de cabeza, sino de cuerpo? ¿Sabemos lo que nos hace sentir o lo que nos han hecho creer?

Arteterapeuta.

Arteterapeuta

Arte Terapia es una disciplina del campo de la Psicoterapia en la que se emplean recursos de las artes plásticas con objetivos terapéuticos. De la convergencia de las teorías de la Psicología y las técnicas y conocimientos artísticos, el objetivo es facilitar la expresión de aspectos internos del individuo, cuya verbalización resulta dificultosa por diversas causas. _[+]

Facilitadora de Biodanza.

Facilitadora de Biodanza

La Biodanza es un sistema de crecimiento personal, con bases en la Biología, entendiendo que lo orgánico y lo psíquico no son más que dos aspectos de una misma realidad. Partiendo de esa percepción global de la persona, la Biodanza tiene como objetivo principal la integración del ser humano con relación a sí mismo, a sus semejantes y a su entorno. Especializada en Biodanza Clínica y Social y en Arcilla. _[+]

Chamanismo

Trabajo con chamanes, 13 abuelitas, indios navajos en distintos países de hispanoamérica (México, Perú, Bolivia) y España.

Psicogenealogía y Psicomagia

Viaje de trabajo con Cristóbal Jodorowsky.

Premaestría de Reiki

Desde hace más de 20 años.

480 horas en formación Gestalt.

Terapeuta Gestalt

Una teoría de la psiquis, abordaje terapéutico y filosofía de vida que prima el awareness (darse cuenta) para auto-regularse de forma adecuada en un medio cambiante.

Profesora de Artes Plásticas

Investigación de los procesos creativos como fuente de curación

Tutelada por la Universidad de Granada.

Monitora Infantil

Publicaciones

Publicaciones

Enfermedad, catarsis y curación en la expresión artística.

Abrir PDF
(para descargar: botón derecho -> guardar enlace como...)

Colaboración Proyectos

Colaboración con las Aulas Hospitalarias Virgen de la Arrixaca. Realizando puntualmente un taller de arte a los niños hospitalizados.