Archivo de mayo de 2011

Los mapas del alma no tienen fronteras.

Martes, 31 de mayo de 2011

Parece que los mapas, antes del verano, se desempolvan y vuelven a tener otra actividad distinta a  lo que se hace en invierno. Cobran vida.

Hay mapas que se tienen en la cabeza, todos sus límites y recorridos se saben, se conocen, están precisos. Están dentro de ti. Son los mapas de la memoria, de la fantasía.

Se dice que, al menos una vez al año, se debe de ir a un sitio nuevo, conocer una nueva tierra que haga renacer a tu espíritu. Depositar sobre ella parte de tu energía pesada, sobrante y regalársela a esa nueva tierra. Así se enriquece: lo que te sobra a ti, a ella le va bien y así gira el ciclo. Las mujeres también podemos honrar a la tierra con nuestras lunas de esta manera. Nos desprendemos de algo que a la tierra le nutre.

No recuerdo muy bien cuándo vi mi primer mapa, sí recuerdo el contorno de Andalucía, la España sin Portugal, los ríos de la península, las montañas… eso de las cordilleras me gustaba, la Bética, la Penibética…

Sentir el mundo dibujado, plasmado en un papel o en su forma redondeada como una gran bola: la bola del mundo, cualquier cosa. Jugar a darle vueltas, donde tu dedo se pose en un lugar, a modo de adivinanza. El mundo es muy grande, muy expansivo y lleno de sitios por descubrir. Muy pequeño, estrecho y limitado, para otros…

La cosa es que un día empecé a dibujar el mundo a trozos, por cachos, investigando qué características había en ese lugar, en ese sitio.

Mis mundos son de café y de acuarela, rodeados de colores. Hay rosas de los vientos, serpientes acuáticas, barcos piratas, sirenas y un montón de líneas, de conexiones.

Te propongo un viaje-mapa:

-Sueña, recuerda tu sueño, asócialo a un lugar. Se puede soñar despierto, utiliza tu fantasía. Encuentra tu lugar en el mapa.

-Cómprate unos lápices de colores, un papel de acuarela A3 y un soporte de madera tipo tablex un poco más grande del A3, cinta de carrocero como la que se pone cuando se pinta una pared, acuarelas (pueden ser de las más económicas) y dos pinceles: uno finito como el tamaño de media uña del dedo pequeño y otro como la uña del dedo corazón.

-Mezclamos una cucharada enana de café con agua.

-Hemos preparado primero el soporte (la madera) y encima colocamos el papel de acuarela y lo sujetamos a todo lo largo con la cinta de carrocero.

-Le ponemos el café clarito a toda la superficie.

-Esperamos a que se seque y ya podemos dibujar nuestro mapa del lugar que nos apasione.

-Dibujemos sin miedo que esto no va al Prado, va al corazón y luego seguramente a tu salón.

-Hacemos el contorno de todo el mapa y dentro ponemos todo lo que se nos ocurra que sea característico de la zona.

-Alrededor, si hay agua, ponemos barcos, rosas de los vientos e incluso olas.

-Todo dibujado y todo coloreado a lápiz.

-Por último, nos metemos con la acuarela y fondeamos con el agua y dejamos espacio entre el agua y la tierra. En la tierra podemos dar toques de verde y marrón.

-Cuando todo esto esté seco, hacemos unas cuantas líneas de colores que salgan de esas rosas de los vientos y crucen tu mapa en varias direcciones.

Tú puedes y te quedará muy bien.

Tendrás un trozo mágico de mundo que estará emitiendo una señal constante de esa tierra hacia a ti. Esa energía antes o después se pondrá en tu camino y os encontraréis. Tú, tu mapa y tu tierra soñada.

Siroco.

Domingo, 29 de mayo de 2011

Sin mi cuerpo fuera una vasija, lo primero, estaría porosa. Mis poros están vivos, sudan y sienten.

Mis ojos verdes, lejos de las lágrimas, estarían más intensos aún.

Mi cuerpo sin dolor seria  más hermoso, mi cuerpo sin tensión es creativo.

Los pinceles me alegran.

Mi alma sin poesía, está muerta, soy vanguardista en mi tiempo y eso me carga.

Me ha dolido mucho escuchar el dolor : madres enfermas, seres que mueren y parejas sin rumbo.

Puedo, pero me duele y se mezcla con mi propio sentir, el crecimiento que me involucra. Muchas veces me duele, me cuesta tanto mostrarme. Sentirme vulnerable y decir que me abraces o me cuentes una historia, me da miedo lo íntimo.

Siento mucho amor a la vida.

Sentirme ayudada me cuesta mucho. Camino demasiado tiempo sola.

Siento que crezco.

Welcome Granada.

Sábado, 28 de mayo de 2011

A tu hermano le  voy a poner una tapa de caracoles ¡Qué pollas! Tenemos tortillitas, pescaíto, albóndigas…

Ándele, como diría un mexicanito ¡si estás aquí! Me parece de pronto estar en esta silla, sentada contemplando la tarde, cómo va cayendo en ese árbol entre violeta y rojo y la algarabía de la gente dándose al placer, caña tras caña… Mira que es borrachuzo este país, ni fútbol, ni ná, a darle a la tapita. Y no creáis que son jóvenes, que no, que hay un montón de abuelotes, refrescándose… Ja ja, en el fondo me encanta.

Los árboles cambian en las ciudades, de pronto, no paro de observar jacarandos y de pronto siento arrayanes, cipreses y millones de aulagas por la carretera. El jacarando podría ser un árbol de cuento, es tan bonita su gama de colores violetas; muchos días me hacen despertar mi alma de colores en días sin gamas.

Niño, niña, se dicen entre sí. Mira que me gusta esa pervivencia de nuestro niño interno.

Todavía hay en las cimas nieve ¡qué alivio! ante este Lorenzo gritón, que jodío. Hoy ha dado de sí un montón. Los aires saharianos han dicho aquí estamos y yo he andado todo el día regándome como un champiñón, abanicándome e hidratándome.

Además, el otro día, que también tuve mucho calor, me dije, después de un  día agotador, voy a darme un baño aunque sea en un mar menor y así lo hice. No me bañé, no, porque aquello olía a mejillón en un grado muy intenso, pero qué tres picotazos mosquiteros me llevé. Uno de ellos del tamaño de una galleta María; si me descuido, me deja sin muslo. ¡Qué hambre tienen! ¡Qué sed de bañistas! Por cierto, que me dije para mí, que no eran exageradas las advertencias de alguna gente, que ante paisajes bonitos hay mosquitos hambrientos por estas tierras.

El aire acondicionado hoy me ha dicho, snif, snif . No fluyó, menos mal que el día se nubló y yo respiré. Me bajé a tomar un café y alguien me dijo: parece usted una actriz de cine de Cannes, y yo me dije: de canne-ollas ¡niño, niña qué calor!

Sigo pensando porqué algunas veces las personas no nos saludamos y no nos despedimos bien. Hace falta mucha biodanza, muchos besitos y muchos abrazos.

Lo que dan de sí las palabras. La noche está fresca.

Carpe Diem

Viernes, 27 de mayo de 2011

Me preguntaban cómo poder perdonar, que diera alguna receta, algún libro y me quedé pensando, meditando, qué respuesta darle sin dar una receta exactamente.

Y, bueno, pensé que lo primero importante es saber qué perdonar y saber qué te está haciendo daño. Investigar un poco o un mucho (depende de lo dispuesto que esté uno) en ese daño, porque quizás para unos es un tremendo daño y para otros es apenas un rasguño.

Creo que puede aliviar mucho nuestro dolor saber, tener conciencia, que la gran mayoría de las personas actúan y se desenvuelven en la vida de la mejor manera que saben; quizás no saben hacerlo desde otro lugar, desde otra manera. Y no hacen situaciones para hacerte daño. (O al menos, creo yo, que esto es lo común).

Aunque a veces nos pueda parecer increíble, es así, de esta manera.

Aplicar un poco de conciencia por ahí creo que no viene mal, que puede funcionar.

Por otro lado, todo el mundo tenemos muchos nudos, unos más, otros menos, algunos muy tensos, liados, entrecruzados y otros casi sin nudos. Con esto quiero decir que no nos tomemos la cosas muy personalmente, algunas cosas no causan dolor y ni siquiera van dirigidas a nosotros. Con todas estas madejas y estos hilos, vamos construyendo, entrelazando nuevas redes y también nuevos nudos. La vida funciona así.

Es cierto que hay más dolor si es alguien muy próximo y cercano y si todavía no eres adulto. Pienso que sufrimos más cuando evitamos el dolor, cuando le queremos dar esquinazo y éste está ahí, mirándonos de frente. No se va a ir, por mirar a otro lado. La tristeza va acompañada de él, van cogidos de la mano en numerosas ocasiones y cuando salen, también sale la ponzoña. Y eso es bueno. Imagínate una herida que no dejas que drene, que no salga lo putrefacto. No cura, no perdona y claro, duele. El perdón, camina con la curación.

Decirte que detrás de cada persona que nos encontramos hay un maestro, y que viene a enseñarnos algo y nosotros a esa persona. Es en el fondo un intercambio.

El grado de enseñanza va a depender de muchas cosas. Quizás, si hay mucho dolor, también hay mucho aprendizaje. También podemos decir ¡a la mierda, tanto aprender! Siempre va a haber cosas que nos hagan reír, sufrir, amar, llorar, sentir, hasta que sigamos estando vivos.

La gracia es saberlas gestionarlas cada vez mejor y para esto cada cual deberá encontrar su camino.

Para mí es muy terapéutico. Está en todas las terapias en las que me he formado y me sigo formando, y algo muy sencillo, muy de andar por casa: es agradecer, amar y reverenciar a la vida. Esta oportunidad que tenemos de estar cada día, aquí y ahora.

Te agradezco a ti, en este instante, tu presencia, tu tiempo de compartir conmigo.

Yoga ibérico.

Martes, 24 de mayo de 2011

¡El martillo! Jodido martillo a la hora de la siesta. No saben que cuando uno siestea, no se debería de martillear.

¡Por Dios! Deberían hacer un edicto nacional, como se hizo en Córdoba, e invitar a todos los ciudadanos, que  al menos de 3,30 a 5 de la tarde, el mundo se pare, se vaya a tumbarse, a relajarse, a soñar, a amar, a llorar o a lo que le apetezca, sobre un mullido sofá o una cama.

Por supuesto, los primeros los del martillo y que no se superen los 55 decibelios ¡Que ya está bien! ¡Segundo día! Bueno, ahí me he pasado, la cosa debe durar unos 30 minutos o una hora, pero bueno, eso al gusto de cada cual y lo que se pueda permitir y necesite.

La palabra, siesta viene de la expresión latina hora sexta, que designa al lapso del día comprendido entre las 12 y las 15 horas, momento en el cual se hacía una pausa de las labores cotidianas para descansar y reponer fuerzas. Estos romanos eran unos tipos listos y se amaban más que nosotros, hacían más fiestas y se daban mucho más al placer que nosotros. Capto mucho esa energía romana.

Dormir una siesta puede ser una gran manera de ponerse al día con el sueño atrasado, aumentar la productividad y ser más creativos. La siesta deja al cuerpo en un estado relajado, contrarrestando los efectos del estrés diario, es el mejor reparador natural, y la mejor cura de belleza y además es gratis.

Estimula la creatividad, la imaginación, la intuición, despeja la mente, combate los radicales libres, ayuda a una buena salud psíquica, a ser positivos, a tener buen sentido del humor, reduce el riesgo de infarto, combate el estrés, la ansiedad, aumenta nuestro rendimiento, eliminan la fatiga  y por ultimo da mucho bienestar o gusto.

Recomiendo después de la siesta, infusión, café suave y un paseo. Y si hay trabajo, infusión, café, una canción que te active y que te guste mucho y a trabajar con optimismo.

¡A experimentar!

 

 

¿Quién eres?

Lunes, 23 de mayo de 2011

Los días me resuenan, cada día vivido tiene una nota, un acento donde tengo sensaciones, emociones, sentimientos, preguntas, respuestas…

Hoy me preguntaban porqué una persona actúa como actúa, porqué hacía unas determinadas cosas y otras no.

Una reflexión me llevó a otra y pensé en el tema de la identidad,

La identidad se adquiere a lo largo de la vida, pero en numerosas ocasiones la verdadera identidad, la básica, la raíz madre, no se percibe o no se deja florecer, sacar, mostrar, por autodesconocimiento o  por miedo a uno mismo o a la sociedad, o a las expectativas de uno mismo o de los demás y deja de vivirse, de escucharse.

Las vivencias con el otro, las maneras de relacionarnos con los otros, se hacen desde la  dependencia en los demás en numerosas ocasiones, y quizás con el beneplácito obtenido en ese intercambio, y tú a cambio, mueres.

Y cuando renaces en tu nueva identidad, a veces los demás no te acompañan y ni siquiera tú mismo. Y te reprimes en tus necesidades. Y te haces un cobarde de tu propia vida, cediendo al deseo de los demás y no al tuyo propio.

Pero, si renaces de verdad, con convicción, amándote, eres feliz y la autogestión de tu identidad  es armónica, suave, después de ese camino del  autodescubrimiento de ti mismo.

Se invita poco a que las personas nos conozcamos, a nosotros mismos y a los demás.

Muchas veces, tengo esta vaga sensación. Es como si fuésemos consumidores de etiquetas: fabricados y envasados, si no al vacío, sí a la idiotez.

Pensando que vamos a tener siete vidas como un gato y así, dejando de conocernos, de sentirnos, de amarnos, de retarnos y posponiendo nuestros anhelos y necesidades, todo será mejor y además se dará, vendrá.

Nos ponemos la E, el conservante, la anestesia y hale: producto estándar, hombre, mujer, trabajador, educado, respetable….

Normotizado  en el mundo normal.

Identificado sin identidad.

Suena una pandereta acompañada de una flauta, suena a música medieval y la melodía  y la letra, que es Cielito mío canta y no llores, está versionada diferente, suena rara, tiene belleza. Este músico tiene su particular manera de transmitir ese tema tan popular. Me confirma estas reflexiones y de alguna manera está en mi campo.

Suena otra vez la pandereta, Yesterday. Esta canción habla del ayer. El ayer pasó. Vivir el hoy. Aunque el ayer a veces nutre, el hoy se sigue construyendo.

 ¿Y tú como eres? ¿Te permites ser tu mismo o tu misma? ¿Sabes lo que necesitas? ¿Es tuya la necesidad? ¿Estas seguro, segura?

Lorca, Murcia.

Viernes, 20 de mayo de 2011

Lorca necesita ayuda.

El proceso es largo. Os cuento una historia: Todavía veo una pequeña maleta cuadrada roja, tengo un awareness ahora, tengo otra más grande y es la que curiosamente me gusta más para viajar.

Todavía recuerdo esa ilusión de fin de curso y saber que iba a viajar, ja ja, estoy chistosa este día, qué poco he cambiado en esto.

En ese viaje esperado, mi trayecto siempre debía de pasar por Murcia y de manera sorprendente, absolutamente siempre, me despertaba su energía. Tengo en las huellas de mi memoria la estampa del río con su puente al atardecer, al amanecer, al anochecer… La noria en mitad de esa carretera… Y no entendía porqué siempre me pasaba esto, era como si alguien invisible me despertarse.

Años más tarde de nuevo Murcia, así, como de puntillas, como el roce de una pluma, me toca muy levemente, muy despacio y se va adentrando en mí, anudándose muy sutilmente, sin darme yo cuenta.

Y no me la despego ni con agua caliente, como se dice. ¿Qué tendré que aprender aún de estas tierras?

Me he sentido como una marciana, con el pico esquina, con tanta ensaladilla rusa,  con la patata asada, con el pulpo hasta en la sopa, con el hojaldre y sus variantes de masas en forma de empanadilla, las almendritas… el ico por allí, el acho, por allá, el pencho, que si la primavera, que si el carnaval, que si el bando, que si los cartagineses…

En fin, que tiene mondogo la cosa, que luego me voy a la tierra del castillito rojo y pregunto que si tienen de tapa ensalidillica rusa, ja ja,  y me molesta tener que cursear cuando están los conciertos de las tres culturas. Si llueve o sale el sol cuando no es propicio para sus eventos festivos, me da lastimilla. En fin, muchas cositas.

Y ahora Lorca ha sufrido un terremoto devastador y necesita ayuda de muchos tipos, no estoy aún demasiado informada, sé que hay varias cuentas abiertas para ingresar dinero, Cruz Roja acepta alimentos, material escolar y desde este espacio llamo al sentimiento de la empatía.

La empatía es la capacidad que tenemos las personas de ponernos en el lugar del otro, de sentirnos bajo su piel, y yo reflexiono en este delicado mundo en donde el equilibrio es tan sutil. Que la balanza se puede poner en un extremo tan alto como tan bajo y que de pronto tu mundo, nuestro mundo, un día tiembla, se rompe en pedazos, te  quitas el velo de la ilusión y vuelves renacido como un bebé, sin nada.

De nuevo a empezar a caminar pero con la lacra del aprendizaje y de tus recuerdos, siendo consciente de lo que ya no tienes, y que jamás volverás a recuperar lo perdido y que nunca será de la misma manera. Y el miedo sobreviene a tus pies y el mundo de pronto es un gran merengue que se hunde tras tus pies y en cada pisada avanzas con incertidumbre por miedo a no encontrar un suelo que te sostenga para no hundirte.

Yo sé un secreto, cuando sucede esto es cuando más se crece, pero duele.

Los lorquinos van a ser personas con mucho valor y crecimiento y si lo canalizan bien, este gran temblor, sus regalos más preciados serán sentimientos muy intensos y sus lazos se reforzarán. Y  la balanza de valores crecerá enormemente.

Empatizaos pues y haced lo que vuestra conciencia y vuestro corazón os diga.

Mañana te puede tocar a ti.

Agradezco  a esta tierra lo que me brinda, lo que me aporta, sus gentes, sus costumbres, su sabiduría, su don.

Envío mi intención de sanación, de curación, de conciencia,  para esta tierra y mi deseo de pronta recuperación.

Namasté.

¡Expándete!

Miércoles, 18 de mayo de 2011

Expándete, brilla y sal al mundo con todo tu potencial, brillando como un faro en mitad  de una noche oscura. Sé potente, fuerte, radiante, rompe con todas las cadenas que te aprisionan y brilla.

Renace en tu verdadera persona, en tu verdadero ser y vive. Retoma  con tus manos tu corazón, acaricia tu rostro y en esa caricia, quítate tu máscara ficticia, pon tu cara limpia, renacida, reparentalizada y expándete. Mira al mundo con ojos nuevos y brilla, brilla. Abrázate, quiérete e interiorízate en ese amor. Implosiona tu belleza. Sácala al mundo, compártela. Sé un cascabel brillante y puro, expándete.

Universos infinitos.

Lunes, 16 de mayo de 2011

La verdad es que estoy rememorando un espacio temporal, visual, olfativo, táctil… Empiezo a ver un enorme árbol, con una forma de  ”árbol de cuento” y debajo, en un banco, dos enamorados con un telón de fondo: la Torre de la Vela.

Son las siete y media y el sol empieza a abandonarse a la noche. Al frente tengo cipreses, arrayanes, una abadía, una colina y un sinfín de recorridos visuales que se adentran, como siempre, muy mucho de mis sentidos.

¡Ay!

Tras unos rayos del sol decido que esta va a ser una buena morada para el tiempo estival, junto con mis lápices, blocs…

Es circular y tiene un eco fantástico, sabe a noche de verano, a  danza, a música. Me siento y me apoyo en una de sus columnas. ¿Cómo no? Si no, mi corazón no puede escuchar su historia.

He venido de un universo infinito o así le llaman pero yo no creo que ni que haya ido, ni venido, sino que siempre estoy.

He ido directamente a la música y a las proyecciones y me he tumbado cuan largo es ese mullido sofá expositero y así él me ha ido mostrando sus geometrías, sus matemáticas visuales.

¡Oh qué espacio para perderte en su universo!

La verdad, cuando compartimos y mostramos nuestros sueños, se crea otro sueño.

Embriagada de Escher, de pronto, veo una ventana que se abre a un mundo mágico, de otra época, irreal. Una luz entre anaranjada, azul, luminosa, me adentra en esa  estampa, me siento en el suelo.

Aunque estoy en realidad entre la atmósfera del Patio de los Leones, en mi mente se activan mil emociones y en mi cuerpo se desracionalizan los pensamientos.

Estoy sorprendida, nunca me había seducido y Escher y de pronto… Salgo de la mano de él con sus grabados, xilografías desde el castillito rojo que tanto me gusta.

Y ya invadida por el espíritu del lugar, recorro la estampa que tengo al frente por sus callejuelas, miradores, fontanas… y me doy a la noche.

Duermo feliz, me siento acompañada de buenos seres, de buenos amigos.

. y

Jueves, 12 de mayo de 2011

Y ahora, ¿que?

Cuando sobreviene el silencio después del eco queda un vacío, una oquedad que no se soporta, no se sostiene, en esta sociedad. Hay que rellenarlo como sea y así anestesiarse tanto para no sentir, para no percibir. Y así estamos, en una sociedad liquida y taponada, sin digerir, sin masticar, viscosa incluso. Los vendedores de líquido, la mayoría, me dan desgana y me hago menos liquida, más presente y mi voz  retoma un timbre aterciopelado y suave para decir: ¿seremos menos líquidos? ¿vendrá por fin  la consistencia del silencio?

 ¿Y qué es el vacío? ¿la ausencia de aire? ¿de comida? ¿de pensamientos? ¿de vida?

 ¿Es visceral? ¿Es mental? ¿Es etéreo?

Arteterapeuta.

Arteterapeuta

Arte Terapia es una disciplina del campo de la Psicoterapia en la que se emplean recursos de las artes plásticas con objetivos terapéuticos. De la convergencia de las teorías de la Psicología y las técnicas y conocimientos artísticos, el objetivo es facilitar la expresión de aspectos internos del individuo, cuya verbalización resulta dificultosa por diversas causas. _[+]

Facilitadora de Biodanza.

Facilitadora de Biodanza

La Biodanza es un sistema de crecimiento personal, con bases en la Biología, entendiendo que lo orgánico y lo psíquico no son más que dos aspectos de una misma realidad. Partiendo de esa percepción global de la persona, la Biodanza tiene como objetivo principal la integración del ser humano con relación a sí mismo, a sus semejantes y a su entorno. Especializada en Biodanza Clínica y Social y en Arcilla. _[+]

Chamanismo

Trabajo con chamanes, 13 abuelitas, indios navajos en distintos países de hispanoamérica (México, Perú, Bolivia) y España.

Psicogenealogía y Psicomagia

Viaje de trabajo con Cristóbal Jodorowsky.

Premaestría de Reiki

Desde hace más de 20 años.

480 horas en formación Gestalt.

Terapeuta Gestalt

Una teoría de la psiquis, abordaje terapéutico y filosofía de vida que prima el awareness (darse cuenta) para auto-regularse de forma adecuada en un medio cambiante.

Profesora de Artes Plásticas

Investigación de los procesos creativos como fuente de curación

Tutelada por la Universidad de Granada.

Monitora Infantil

Publicaciones

Publicaciones

Enfermedad, catarsis y curación en la expresión artística.

Abrir PDF
(para descargar: botón derecho -> guardar enlace como...)

Colaboración Proyectos

Colaboración con las Aulas Hospitalarias Virgen de la Arrixaca. Realizando puntualmente un taller de arte a los niños hospitalizados.